Este filme contiene extraordinarios mensajes. El personaje ha estado observado desde su nacimiento a través de cámaras; a su vez, se le ha adaptado un mundo propio del que, en principio, no puede salir. Incluso el clima, el día y la noche son artificiales.
Toda su vida es mera rutina mecánica “Buenos días in the morning” suele decir a las mismas personas en idénticas posturas y ocupaciones que se reiteran estáticas, día a día.
Su creador, el ideólogo de este experimento, lo observa en todos sus detalles: emociones, deseos, dudas. Así, cuando Truman quiere salir a navegar para irse lejos, le inventan una historia de su padre ahogado. De modo que el protagonista tiene pavura al agua.

Los que han visto la película saben cómo continúa y termina.

Uno de los metamensajes posibles tiene que ver con nosotros mismos, con este mundo muchas veces de falacia.
¿Qué pasaría si dicidiésemos salirnos de la fila y no hacer lo que todos?

Si descubriésemos que en realidad nos han construido una burda mentira, ¿qué elegiríamos? ¿Seguir así indefinidamente o salir a conocer otra forma de vivir?

Porque eso -creo- que nos quiere decir esta película. Si eliges la libertad, corre por tu cuenta y riesgo. Si continúas con esta vida de plástico que te dí, vivirás a cobijo pero sin interior. Sin mundo interior.

Continuaré en otra oportunidad con mis interpretaciones.

Sólo era por desafiar un poco a mirar buen cine.